EL CANTO DEL TERAPEUTA SANADOR

 

DESDE EL VACÍO

INHALO EL INFINITO

Y EXHALO LA ETERNIDAD.

DESDE EL VACÍO,

EN LA INHALACIÓN

ENHEBRO CON INTENCIÓN:

INTELIGENCIA, INTUICIÓN E INSTINTO;

MENTE, CORAZÓN Y MANOS;

PENSAMIENTO, SENTIMIENTO Y ACCIÓN,

Y AL EXHALAR,

ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA,

LAS DEJO FLUIR,

COMO UN SOPLO VITALIZADOR,

COMO UN CANTO DEL ALMA

QUE INVITA AL SILENCIO,

HACIA ESE SER EN TIEMPO DE ENFERMAR

QUE IMPACIENTE Y DESOLADO

PRECISA DE UN ASIDERO,

DE UN PUNTO DE APOYO,

PARA QUE SU SABIDURÍA CORPORAL

PUEDA RECOBRAR EL EQUILIBRIO

Y VIVIR EN SALUD.

 

NADA TENGO,

NADA SOY,

SOLO UN PUENTE ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA

Y NO SIENDO,

NO TENIENDO,

NO ACTUANDO,

DESDE ESE VACÍO

QUE ES MI NATURALEZA,

PUEDO DEJAR HACER AL CIELO Y A LA TIERRA,

QUE SON LOS DOS PILARES

SOBRE LOS QUE SE APOYA LA CREACIÓN.

 

ENTRE LA INHALACIÓN Y LA EXHALACIÓN,

EL VACÍO,

 

LA PAUSA,

ESE PUNTO SIN DIMENSIÓN

DONDE LA PAZ TIENE SU FUENTE,

DONDE EL SER HABITA EN TODO SU ESPLENDOR,

DONDE REALMENTE

SOY EL QUE SOY

 

 

VOLVER A PAGINA ANTERIOR

VOLVER A PAGINA PRINCIPAL