CONFERENCIA DEL DR. MICHEL ODENT EN ALICANTE

Recientemente, el 15-04-08, hemos tenido el privilegio de conocer en directo al Dr. Michel Odent, obstetra francés precursor del parto en el agua, del retorno al parto natural y de estudios e investigaciones en torno al nacimiento y la salud primal. La conferencia se titulaba “nuevas tendencias en el nacimiento y la importancia del amor”. Pudimos ver a un hombre vital y apasionado de unos setenta años de edad que hacía vibrar, en unos casos de entusiasmo y en otros de espanto, con sus planteamientos revolucionarios a un auditorio, mayoritariamente femenino, de matronas y enfermeras pediátricas.

El Dr. Odent presenta la salud primal como la incidencia a largo plazo de elementos y acontecimientos que sucedieron en la etapa que abarca desde la gestación, el periodo perinatal y el primer año de vida. La salud primal esta asociada a comportamientos posteriores en la salud y vida de las personas, relacionándose con la forma en que se desarrollan enfermedades como la anorexia nerviosa, el autismo, el alto índice de suicidio adolescente o de violencia entre los mismos, adicciones diversas, etc.. En resumen la manera en que no gestan, nacemos y crecemos en nuestros primeros años  tiene consecuencias que duran toda la vida.

La capacidad de amar se desarrolla, en gran medida, en el periodo perinatal y tiene una relación directa con la duración y la calidad de la lactancia materna así como con la calidad del contacto que recibe el niño de sus progenitores. Para el Dr. Odent ha sido una ardua y apasionante tarea  redescubrir y aplicar en su trabajo el proceso natural de nacimiento de los mamíferos y por extensión del ser humano. Afirma que todas las sociedades humanas han entorpecido ese proceso debido al uso de costumbres y creencias ancestrales que, inconscientemente,  encauzaban al niño a repetir un tipo de sociedad donde la competencia y la guerra formaban parte esencial del modelo cultural. Por tanto no disponemos de ningún modelo anterior que nos sea valido para reconstruir el proceso natural y que redunde en la necesidad de un marco de amor , solidaridad y tolerancia que reclama la sociedad de nuestro tiempo y nuestro hogar planetario.

Para reconstruir el proceso natural, el Dr. Odent tuvo que recurrir a los estudios de etólogos, fisiólogos y neurólogos y desde un punto de vista interdisciplinar recrear el marco de un parto y una crianza auténticamente natura. De su conferencia queremos remarcar los siguientes elementos, que por otra parte están presentes en toda su obra:

1) ADRENALINA-OXITOCINA

Como mamíferos nuestra fisiología nos enseña la importancia vital de la relación entre la adrenalina y la oxitocina. La oxitocina es el prototipo de la hormona del amor y para que se produzca naturalmente se precisa de un entorno seguro y con una temperatura suficientemente cálida. La oxitocina no solo ayuda a la dilatación en el parto sino que incide en el desarrollo del instinto maternal de protección. El uso de oxitocina sintética en el parto inhibe la secreción natural de la misma y solo tiene un efecto mecánico en la dilatación no colaborando en la creación del vínculo madre-hijo. La adrenalina es la hormona opuesta segregándose en momentos de urgencia, miedo, al sentirnos observados y ponernos alerta, cuando sentimos frío, etc., su aparición inhibe la liberación de oxitocina.

La oxitocina es una hormona muy tímida que solo aparece en un ambiente propicio: sin frío, sin distracción, sin miedo. Un a vez se ha producido el parto la oxitocina sigue presente, precisándose sólo contacto con el bebe, mirándolo a los ojos, oliéndolo, etc. La perturbación de esta fase retrasa el inicio de la lactancia. Entre el parto y el alumbramiento (expulsión de la placenta) la madre llega a producir un pico muy alto de oxitocina( el mas alto posible en cualquier situación), este pico es vital para que la placenta salga con facilidad sin perdida de sangre.

La oxitocina tiene unos efectos mecánicos relacionados con la dilatación del útero, la eyección de la leche y la próstata, pero, como decíamos antes, también tiene efectos en el comportamiento. Si se inyecta por vía intravenosa no llega a los receptores cerebrales, no atraviesa la barrera entre la sangre y las células nerviosas, produciendo solamente efectos mecánicos y periféricos. A finales de los 70 experimentando con ratones se les inyecto en los ventrículos cerebrales oxitocina a ratas vírgenes que como respuesta trataban maternalmente a crías de otras ratas. Suele suceder habitualmente que en los partos hospitalarios, debido al ambiente, la mujer no segrega oxitocina y se le inyecta oxitocina sintética que no llega al cerebro y además bloquea la segregación natural de la misma.

Se ha ideado la aplicación de oxitocina a través de una aerosol que inhalado por la nariz si que llega al cerebro y se ha usado para crear ambientes de cooperación y confianza.

2) EL NEOCORTEX

Se ha observado que los humanos en relación al resto de mamíferos tenemos más índice de fracasos en lo partos y esto es debido al desarrollo de nuestro neocortex: somos chimpancés con un cerebro enorme (tres veces mayor). El neocortex dificulta tanto  el parto como otras experiencias sexuales, ya que las inhibe cuando se pone en marcha. La solución que da la naturaleza es que durante estos actos (parto y sexualidad) el neocortex debe descansar. El parto pertenece a estructuras arcaicas de nuestro encéfalo (hipotálamo, hipófisis, etc..) Cuando una mujer da a luz, naturalmente desconecta del mundo y tiene la necesidad de ser protegida de los estímulos del neocortex. ¿Que estimula el neocortex?:

·        El lenguaje, es importante el silencio y hay que evitar las preguntas que llevan a la reflexión.

·        La luz estimula el neocortex, así como los estímulos visuales, hay que buscar la penumbra y el aislamiento de estos estímulos.

·        El sentirse observado o juzgado también estimula el neocortex, el acompañante y, en general, quien asista al parto, debe pasar desapercibido permanecer en un rincón por si surge la necesidad de su intervención.

·        Sentirse en peligro también estimula la atención neocortical.

Cuenta el Dr. Odent que antiguamente las comadronas intervenían poco y en la espera solían hacer punto, lo que ayudaba a bajar su propia adrenalina y con ello la de la madre parturienta. Se sabe que la respuesta fisiológica a los actos repetitivos, como hacer punto, reduce la adrenalina.

3) EL DOLOR

El dolor fisiológico en el parto es un hecho evidente, pero la naturaleza para paliarlo utiliza los opiáceos naturales: las endorfinas , que el cuerpo segrega en un ambiente adecuado. La epidural sustituye a estas endorfinas  produciendo falta de sensibilidad durante el parto y otras consecuencias poco estudiadas. La producción de estas morfinas naturales determina también la producción de prolactina. El reposo del neocortex protege del dolor, porque si el neocortex esta tranquilo los reflejos nociceptores no se reciben del mismo modo, y se crea un ambiente propicio para que los mecanismo naturales de protección sean eficaces.

 

Para concluir decir que el futuro de la especie humana y del planeta que habitamos depende de nuestra capacidad de contactar y amar y que este aprendizaje esta totalmente determinado por esta etapa primal de la que nos habla Michel Odent y que en su boca y en sus textos nos deja patente que no se trata de una curiosidad o de un tema puntual para la crianza sino que es crucial en el desarrollo del ser humano , de un ser humano capaz de afrontar retos de convivencia, tolerancia y solidaridad a escala planetaria que garanticen, egoístamente hablando, nuestra supervivencia como especie.

 

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

  • El bebe es un mamífero, Dr. Michel Odent, Editorial OB STARE

  • La vida fetal, el nacimiento y el futuro de la humanidad, Dr. Michel Odent, Editorial OB STARE

 

 

VOLVER A PAGINA ANTERIOR

VOLVER A PAGINA PRINCIPAL