INTRODUCCIÓN

 

¿Qué es la Biodinámica Craneosacral?

 

Es una técnica holística que trata el cuerpo en su totalidad. Es el arte de escuchar al cuerpo con las manos de una manera intuitiva e inteligente, a través de un contacto muy ligero que es tanto diagnóstico como terapéutico.

 

Está basada en el principio de que el cuerpo tiene toda la información de autosanación que necesita para sanarse y mantener un estado de equilibrio. El papel del terapeuta es auxiliar y agilizar la inteligencia de sanación inherente del cuerpo. Se practica con un contacto muy ligero y sutil y, como sucede con todas las artes, la habilidad de palpación llega con la práctica. En esta línea el terapeuta solo es un intermediario facilitador entre el paciente y su proceso, inmerso en la dialéctica de salud-enfermedad. El terapeuta y sus manos, en este trabajo, se pueden comparar a un punto de apoyo en el que la inteligencia corporal del paciente puede hacer palanca para recuperar el equilibrio, o al espejo de unas aguas tranquilas y remansadas en las que el paciente puede verse y reequilibrarse en consecuencia.

 

 

 

·        Historia y  fundamentos de la Biodinámica Craneosacral

 

El fundador de la Biodinámica Craneosacral fue William Garner Sutherland (1872-1954), un osteópata norteamericano que, durante el cambio de siglo, descubrió que los huesos del cráneo no estaban fusionados, como se le había enseñado en la escuela de medicina, sino que se movían y que este movimiento tenía una importancia fisiológica significativa. Es interesante recordar que uno de sus mas destacados profesores, el Dr. Still,  fundador de la Osteopatía, había enseñado que “toda vida es movimiento y, dónde no hay movimiento, o esté restringido, aparece la enfermedad”, así como que el líquido cefalorraquídeo es el liquido mas excelso del organismo.

 

Las enseñanzas del propio Sutherland, que más adelante serán explicadas con todo detalle, fueron recogidas por otros osteópatas que posteriormente las desarrollaron, destacando entre ellos el Dr. Rollin Beker y el Dr. James Jelous. En un principio el concepto craneosacral solo se enseñaba en los ambientes osteopáticos como un curso de postgrado para osteópatas ya graduados, manteniéndose durante años estas enseñanzas protegidas por un silencio reverente.

 

Fue en los 70 que el Dr. John Upledger (cuyo libro Craniosacral Therapy -Terapia Craneosacral - formó la base de la próxima fase de desarrollo de la terapia) en el transcurso de una operación descubrió los efectos de la fluctuación longitudinal. Es el Dr. Upledger quién saca del ambiente osteopático el concepto craneosacral y lo transmite a otros terapeutas y profesionales de la salud, registrando el nombre Terapia Craneosacral para poder otorgar diplomas de estudios a terapeutas no osteópatas sin saltarse los requisitos legales de su país. Esta decisión le costó al Dr. Upledger las críticas de sus colegas osteópatas  que insistían en mantener dentro de su campo estos conocimientos. A partir de este momento, otros personajes del mundo de la osteopatía también deciden sacar a la luz estas enseñanzas que durante años permanecieron silenciadas y protegidas. Este es el caso de  Franklyn Sills, discípulo del Dr. Stone, fundador de la terapia de polaridad, que a su vez fue discípulo directo del Dr. Sutherland, y aplico el concepto craneosacral en su nueva disciplina de la polaridad. Franklin Sills ha desarrollado aún más el enfoque terapéutico, siguiendo las enseñanzas originales de Sutherland y de sus continuadores como Becker y Jelous, entre otros. Franklin Sills desde Inglaterra es el responsable de la formación de profesores que hoy imparten sus clases por todo el mundo: Michael Kern, Paul Vik, Robert Harris, María Harris, etc.

 

El trabajo del Dr. Sutherland se perfila en la colección de las conferencias que dejó, recopiladas en el libro “Teachings in the Science of Osteopathy” (Enseñanzas de la ciencia de la osteopatía). Por el momento, este libro sólo se encuentra en inglés.

 

Sutherland estudió en la primera Escuela de Osteopatía de Estados Unidos de Norteamérica y  fue ahí, como estudiante, que le vino una inspiración, como un fogonazo, mientras examinaba un cráneo desarticulado. Estaba mirando los huesos temporales cuando, de golpe  le vino un pensamiento: “biselados como las agallas de un pez para la respiración primaria”. Desde esta intuición, siguió adelante para descubrir que la “respiración primaria” era, en realidad, un movimiento de líquido expresado a través de todo el cuerpo humano como una pulsación que puede ser palpada por manos sensibles.

 

Sutherland decidió que el término respiración primaría era el apropiado puesto que se produce antes que la respiración pulmonar (que, por lo tanto, recibiría el nombre de respiración “secundaria”). Estudios posteriores confirman ésto, al demostrar que la muerte ocurre no cuando se detiene la respiración, sino cuando esta pulsación, llamada “el impulso de respiración primaria”, se detiene.

 

El concepto del Dr. Sutherland radicaba en que las sutiles pulsaciones eran manifestaciones de las energías básicas de la vida - energías a las que se refirió como “el aliento de la vida” - en las que todos estamos inmersos.

 

Según el concepto de Sutherland, el aliento de vida primero impregna al líquido cefalorraquídeo y éste lo expresa como una pulsación que va desde el cráneo hasta el sacro y viceversa..

 

Fue a partir del descubrimiento de esta pulsación, de este impulso, que Sutherland siguió desarrollando conceptos y enfocando tratamientos que formaron la base de la terapia craneosacral de hoy en día. La intención primordial de este trabajo es la liberación de restricciones, resistencias y bloqueos en cualquier lugar del cuerpo, para dejar que el aliento de la vida se exprese libremente, sin obstáculos.

 

Con frecuencia volveremos a los conceptos de las enseñanzas de Sutherland, a medida que el curso avance pero, por ahora, veamos más específicamente su enfoque anatómico.

 

Sutherland llamó Mecanismo de Respiración Primaria a las partes anatómicas del cuerpo -es decir, tejidos y estructuras- que se adhieren a la capa mas externa de las meninges que envuelven el Sistema Nervioso Central, la membrana dural.

 

 

 

 

   EL MECANISMO RESPIRATORIO PRIMARIO

 

Como verás en el diagrama, el límite del Mecanismo respiratorio primario está formado por la membrana dural y todas las estructuras que están ancladas firmemente a la columna vertebral. Es, en realidad, el núcleo del cuerpo, el núcleo de este sistema.

 

Sutherland enfatizó la importancia de  cinco aspectos interrelacionados con dicho mecanismo y que engloban el Concepto Craneosacral:

 

1)  LA FLUCTUACIÓN INHERENTE DEL LÍQUIDO CEFALORRAQUIDEO, es decir, la fluctuación del líquido cefalorraquídeo impulsado por el aliento de la vida.

 

2) LA MOTILIDAD INHERENTE DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL o movimiento interno del cerebro y de la médula espinal.

 

3) EL SISTEMA DE MEMBRANAS DE TENSIÓN RECIPROCA, que son las membranas que contienen al líquido cefalorraquídeo

 

4)  LA MOVILIDAD DE LAS SUTURAS CRANEALES o movimiento libre de ellas.

 

5)  EL MOVIMIENTO INVOLUNTARIO DEL SACRO ENTRE LOS ILÍACOS.

 

Como mencionamos antes, el MECANISMO RESPIRATORIO PRIMARIO alude a las estructuras en el núcleo del cuerpo que están en conexión directa con las meninges.

 

El SISTEMA CRANEOSACRO incluye el MECANISMO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA, pero, también, las relaciones estructurales del tejido conectivo, fascial y visceral del cuerpo humano.

 

Todas estas relaciones expresan el aliento de la vida en un movimiento, llamado: MOVIMIENTO CRANEOSACRAL.

 

El concepto de Sutherland es que el Aliento de la Vida impregna el líquido cefalorraquídeo que lleva potencia sanadora o potencia biodinámica a todo el cuerpo en una pulsación rítmica -EL IMPULSO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA- y el cuerpo expresa este impulso como MOVIMIENTO CRANEOSACRAL.

 

De aquí se desprende que, dónde este movimiento esté limitado por restricciones o resistencias en los tejidos, la potencia sanadora disminuirá, posibilitando la aparición de  la enfermedad.

 

Esta pulsación o impulso, como veremos luego, permite que el líquido cefalorraquídeo fluctúe en un ritmo de MAREA, que puede palparse.

 

Veamos ahora uno por uno estos cinco aspectos.

 

 

A)  LA FLUCTUACIÓN INHERENTE DEL LÍQUIDO CEFALORRAQUIDEO

 

El Dr. Andrew Taylor Still, fundador de la Osteopatía, llamó al líquido cefalorraquídeo el elemento conocido más excelso del cuerpo humano. Anatómica y fisiológicamente, el líquido cefalorraquídeo:

 

·   baña el cerebro y la médula espinal,

·   actúa como un líquido amortiguador de golpes,

·   tiene un papel de carácter inmunológico, similar al que realiza el fluido linfático y

·   ayuda a mantener el equilibrio electrolítico y químico del sistema nervioso central.

 

El terapeuta se da cuenta de que el líquido cefalorraquídeo tiene otra cualidad vital: la de parecer que fluctúa en una moción de marea, movido por una fuerza que se encuentra dentro de sí mismo, una fuerza que, desde el punto de vista de Sutherland, es generada por el ALIENTO DE LA VIDA.

 

El

 Dr. Sutherland consideraba que la fluctuación del líquido cefalorraquídeo es la primera y más fundamental característica del sistema respiratorio primario. El concepto de Sutherland es que la causa de esta fluctuación no está en las estructuras que rodean a la membrana duramadre sino en que se impregna de la energía del Aliento de la Vida en el que todo y todos estamos inmersos. Su explicación para esto era que el líquido cefalorraquídeo y otros fluidos corporales se impregnan del aliento de la vida para poder esparcir la “fuerza de vida” que contiene, por todo el cuerpo. El concibió el aliento de la vida como una expresión de una inteligencia superior que proporcionaba al cuerpo humano un principio de ordenación básica e integradora. Este concepto puede compararse al papel del Ki o Qi, en la medicina oriental, o el prana, en la medicina ayurvédica.

 

La fluctuación longitudinal del líquido (“la marea del líquido”) dentro del sistema de membranas que envuelve el S.N.C., es un movimiento de marea, no una corriente o una ola, que fluye hacia arriba y hacia abajo por el tubo o saco dural.

 

 

 

B)  LA MOTILIDAD INHERENTE DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL (S.N.C.): El movimiento que surge propiamente del CEREBRO y de la MEDULA ESPINAL.

 

En primer lugar hay que diferenciar el concepto de motilidad del de movilidad, el primero es un movimiento inherente que del interior de las estructuras tisulares y/o orgánicas, incluso de las mismas células,  como si se tratara de una respiración. El segundo por si mismo implica  un desplazamiento en relación a un objeto externo de referencia.

 

El sistema nervioso central, básicamente el cerebro y la médula espinal, es evidentemente una parte clave del SISTEMA DE RESPIRACIÓN PRIMARIA y, como sistema organizador del cuerpo, es el núcleo. Se considera que el sistema nervioso central expresa el impulso de respiración primaria de dos formas:

 

a) A nivel celular: se puede observar que las células del sistema nervioso central pulsan de una manera rítmica, similar en velocidad a la del impulso de respiración primaria.

 

b) A nivel de tejidos: el cerebro y la médula espinal expresan el impulso de respiración primaria enroscándose y desenroscándose alrededor de un eje embriológico, la lámina terminal, que forma la pared anterior del tercer ventrículo.

 

 

 

Este movimiento puede visualizarse como si el cerebro se enroscase hacia adelante, en un movimiento similar al del cuerno de un carnero, a la misma vez que estrecha la distancia de adelante hacia atrás y se ensancha lateralmente. Simultáneamente, la médula espinal sigue este movimiento hacia arriba, mientras se endereza y se alarga. Así se describe el movimiento en la fase de inhalación, que es cuando el líquido cefelorraquídeo, dentro del sistema de membranas,  fluctúa en un movimiento de marea hacia la cabeza.

 

En la fase de exhalación, cuando el líquido cefalorraquídeo se mueve hacia los pies, el cerebro se desenrosca y se estrecha lateralmente, mientras la médula pronuncia sus curvas y se acorta.

 

Este ritmo de alargamiento y acortamiento del SISTEMA NERVIOSO CENTRAL puede palparse, proporcionando otra importante fuente de información para el terapeuta.

 

C)   EL SISTEMA DE MEMBRANAS DE TENSIÓN RECIPROCA: las membranas que contienen el líquido cefalorraquídeo.

 

Para comprender el concepto de SISTEMA DE MEMBRANAS DE TENSIÓN RECÍPROCA, resulta útil estudiar primero la anatomía de la duramadre que rodea el cerebro y forma:

 

·   la hoz del cerebro

·   la hoz del cerebelo

·   la tienda del cerebelo y

·   el tubo o saco dural que contiene la médula espinal.

 

El sistema de membranas o meninges está formado por la duramadre, la  aracnoides y la piamadre, constituyéndose en capas membranosas de exterior a interior.

 

Las membranas que encierran el líquido cefalorraquídeo también expresan el IMPULSO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA como un movimiento. En la fase de inhalación, la hoz del cerebro se mueve hacia adelante, hacia su anclaje en la crista galli del hueso etmoides y se enrosca formando un arco, de modo que su anclaje inferior a la crista galli se mueve hacia atrás. La tienda del cerebelo se mueve hacia adelante y se aplana. La hoz del cerebelo se mueve hacía arriba, al igual que el saco dural, y la columna se alarga, disminuyendo su curvatura.

 

Estos movimientos de la membrana tienen su eje de rotación alrededor de un punto en el seno recto. Este punto se mueve hacia adelante y hacia atrás a lo largo del seno recto en un ciclo que corresponde al ritmo del IMPULSO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA.

 

El fulcro o punto en torno al cual se mueve el sistema de membranas  en el seno recto se ha llamado “EL FULCRO DE SUTHERLAND”.

 

Más adelante, veremos cómo el movimiento asincrónico que pueda encontrarse en el seno recto nos da una información terapéutica muy útil.

 

D)  LA MOVILIDAD DE LAS SUTURAS CRANEALES

 

Ya hemos mencionado el significativo descubrimiento de Sutherland, en conflicto directo con las enseñanzas de la medicina occidental tradicional de su época, de que es posible que los huesos craneales se muevan a lo largo de toda la vida y que las suturas no están normalmente fusionadas. En realidad, hay nervios y vasos sanguíneos en las suturas y, en algunos estudios anatómicos orientales, siempre se ha enseñado que las suturas craneales permiten el movimiento de los huesos craneales.

 

Al moverse el sistema nervioso central y las membranas, respondiendo al IMPULSO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA, se desprende que los huesos craneales que descansan sobre el “globo” de la membrana duramadre también se mueven. Los huesos craneales expresan al IMPULSO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA como movimiento craneosacral de maneras bastante específicas que serán ampliamente exploradas durante el curso. Por ahora, será suficiente con mencionar la relación anatómica entre dos huesos craneales que son la clave de las enseñanzas de Sutherland, es decir, el esfenoides y el occipital.

 

Sutherland consideraba el esfenoides como el engranaje principal del movimiento craneosacral y la articulación entre el esfenoides y el occipital (la articulación o sincondrosis esfenobasilar o esfenoccipital) como el punto de equilibrio o fulcro de todos los movimientos óseos del cráneo y el cuerpo, como un todo.

 

 

Los huesos mediales del cráneo y del cuerpo rotan alrededor de un eje transversal en movimientos llamados de flexión y extensión.

 

En esta etapa de nuestro trabajo de clase, será suficiente con darse cuenta de que el movimiento óseo del cráneo, en la fase de inhalación, se acorta de delante hacia atrás y se ensancha de lado a lado y que, en la exhalación, sucede lo contrario.

 

La fase de inhalación, cuando la fluctuación de marea del líquido cefalorraquídeo se mueve hacia la cabeza, corresponde a la fase de flexión de los huesos mediales craneales.

 

La fase de exhalación, cuando la fluctuación de marea del líquido cefalorraquídeo se mueve hacia los pies, corresponde a la fase de extensión del movimiento de los huesos craneales.

 

Los huesos pares, los temporales, por ejemplo, y las estructuras corporales fuera de la línea media rotan hacia afuera en la fase de flexión y se llama rotación externa.

 

En la fase de extensión, rotan hacia adentro y se llama rotación interna.

 

Habrá bastante tiempo para familiarizarse con estos términos. Ahora, simplemente, los nombramos, a modo de explicación.

 

E) EL MOVIMIENTO INVOLUNTARIO DEL SACRO ENTRE LOS ILÍACOS.

 

La palabra “involuntario” la utilizamos para diferenciarlo del movimiento  craneosacral creado por el IMPULSO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA y del movimiento normal relacionado con la movilidad postural del sacro.

 

El sacro forma parte del MECANISMO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA porque está firmemente anclado al sistema de la membrana duramadre.

 

Si lo constatas con tus libros de anatomía, verás que el tubo o saco dural es una continuación de la duramadre que rodea el cerebro. Tiene un anclaje firme en el agujero occipital y luego otros más sueltos dentro de la columna vertebral a la altura de C2 y C3, continuando hacia abajo por el canal vertebral para anclarse firmemente en S2, el segundo segmento sacro. Este anclaje en S2 es el eje de rotación del movimiento craneosacral del sacro.

 

De modo que esta ha sido una ligera delineación de los cinco aspectos del MECANISMO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA, que serán explicados detalladamente a lo largo del curso.

 

 

 

LA FASCIA, ORGANO DE SOSTEN.

 

 

 

Nuestra comprensión consciente de la estructura no ha evolucionado todavía lo suficiente. Como resultado, nuestro cuerpo tiende a organizarse físicamente de forma descompensada, y mecánicamente a estar desordenado, entonces parece como si ese desorden del cuerpo impusiera su influencia a toda la vida del individuo.            El orden o su ausencia se inicia en el inconsciente, ese nivel que está por debajo de la conciencia que un hombre tiene de lo que le sucede. Le es imposible darse cuenta de lo que le ocurre porque, por mediación de su cuerpo, el hombre se ha convertido en la dramatización de su imagen inconsciente.

 

Mediante la organización estructural del cuerpo, y específicamente de las fascias, podemos reducir el desorden en el nivel inconsciente. Tenemos pruebas de que podemos inducir en el cuerpo al menos ciento grado de orden consciente.

 

Cuando un individuo tiene problemas inconscientemente modifica su cuerpo, solidifica su actitud mental como en un cemento biológico.

 

La génesis de cada uno de nosotros ocurre a partir del huevo fertilizado. Esta unidad en apariencia simple, se diferencia rápidamente en tres sistemas funcionales: ectodermo, endodermo y mesodermo. En la integración estructural, lo que nos interesa son las desviaciones de las estructuras derivadas del mesodermo. De aquí derivan los huesos, músculos , ligamentos, tendones y fascias.

 

Los elementos primarios, hueso ligamento y tendones se desarrollan a partir de las células, en forma de núcleos que aparecen en la sustancia del mesénquima. A medida que las unidades toman forma, el residuo menos diferenciado forma envolturas de tejido areolar que rodea los centros en desarrollo. Inicialmente parece que la función de la vaina fuera de protección  más adelante llega a ser de sostén. Esto es la fascia.

 

 

Diferencias entre fascia y músculo.

 

El músculo es una unidad sumamente contráctil y sensible, la fascia no lo es tanto.  En cuanto es una capa protectora, debe ser más estable. En el sistema miofascial como tal, cada músculo, cada víscera, están encerrados en su propia envoltura fascial. Estas envolturas, a su vez, forman parte de un  trama ubicua, que, al mismo tiempo, conecta y separa todas las unidades funcionales del cuerpo, las sostiene y las envuelve. Y por último estas láminas recias y elásticas forman también una envoltura superficial que sirve de contenedor, de límite y de sostén a la totalidad de cuerpo, esto es  lo que se llama fascia superficial situada bajo la piel.

 

La fascia superficial es muy elástica gracias  a su red de fibras entrecruzadas y el tono de este tejido es un factor básico para el bienestar. De modo que el daño ocasionado por un accidente o por una intervención quirúrgica es importante, porque el tejido fascial tiende a espesarse y a acortarse cuando se produce una herida, como todas podemos observar en las cicatrices, sean viejas o recientes. Esta trama fascial se conecta y comunica a través del cuerpo, las regiones engrosadas transmiten tensión en muchas direcciones y hacen sentir su influencia en puntos distantes, de manera muy similar a como un enganche de un  jersey deforma la totalidad de la prenda.

 

Es probable que este sea el mecanismo mediante el cual se pone de manifiesto los puntos reflejos o puntos de presión. En este caso, la congestión o el mal funcionamiento de un órgano interno se hará sentir como un punto circunscrito de dolor, a veces muy intenso al someterlo a una presión superficial, en un lugar muy distante al de su origen, como por ejemplo cuando existe congestión uterina producida por la regla y llega a provocar tensión hasta en lo alto de la cabeza.

 

Muchas personas saben que en la planta del pie se pueden encontrar puntos reflejos. Cuando un determinado órgano visceral se congestiona, una presión aplicada a un punto específico de la planta del pie provoca dolor, en ocasiones intenso. Esto sucede tanto en congestiones crónicas como agudas. Es probable que en estas situaciones reflejas los planos fasciales constituyan la vía de la transmisión mecánica.

 

Desde el punto de vista de la integración estructural, la fascia forma una trama intrincada,  coextensiva con el cuerpo y básica para éste, para su bienestar y para su función. Está claro que el tono y la extensión fasciales son factores básicos que contribuyen en el bienestar corporal

 

El tono hace referencia a la tensión característica de la fascia hipertónica, que con frecuencia es un signo de alta presión sanguínea, sea ocasional o crónica. Los hipotónicos son propensos a tener la presión baja. Una deficiencia en el tono se manifiesta no sólo en la percepción interna, subjetiva, sino también en el perfil corporal como vemos en el abdomen, que suele ser muy revelador.

 

Lo interesante es que la falta de tono nunca es puramente local, de modo que el efecto de la gravedad arrastra hacia arriba descolgando el diafragma y el resto de tejidos.

 

La economía corporal requiere que haya varios tipos de tejido conectivo. Todos se estructuran básicamente a partir del colágeno, y están compuestos por la mismas unidades, pero en proporciones diferentes. De ellos, el tejido conectivo areolar o laxo es el más extensible, el más elástico y el más ampliamente distribuido. Sus fibras se entrelazan en todas direcciones. La grasa corporal se deposita y se almacena en este tipo de tejido. Es una parte fundamental del metabolismo corporal de agua y del mecanismo mediante el cual el organismo guía y distribuye los fluidos.

El tejido fibroso blanco se desarrolla allí donde se producen tensiones, y por tanto es más rígido y menos extensible. La mayor rigidez se produce a partir de la disposición de las fibras, que en este tejido se presentan formando haces paralelos. Cuando el tejido mantiene juntos los huesos y limita los movimientos, se llama ligamento, cuando une el músculo al hueso  o al cartílago se denomina aponeurosis o tendón .El tejido fibroso blanco también puede formar láminas fasciales densas, como la fascia lata. La aponeurosis difiere del tendón en que es delgada. Todos estos son tejidos conectivos, derivados del mesodermo.

 

Allí donde se requiere mayor estabilidad, como en los tejidos óseos y cartilaginosos, la matriz del colágeno orgánico se impregna de otras sustancias que pueden contribuir a este propósito. Es el cartílago, lo que modifica la matriz es el condroitin- sultato, en el hueso la modificación se debe a sales minerales, principalmente al fosfato de calcio, aunque también se encuentran vestigios de magnesio y de otros minerales. También es necesaria la presencia de vitaminas C y D par que se forme una matriz ósea adecuada y resistente. Desde un punto de vista práctica interesa añadir que un  aporte adecuado de vitamina C en la dieta es muy importante para la salud de todos los tejidos conectivos. Una carencia grave de vitamina C produce escorbuto, una enfermedad que afecta a los tejidos. Por ejemplo el efecto de la cortisona es inhibidos, deprime tanto la formación de la sustancia fundamental como la de las fibras, por el contrario, la somatotropina estimula y favorece su crecimiento.

 

 

Los tejidos conectivos, y en particular las fascias, se encuentran en un estado de reorganización continua. El constante intercambio metabólico, posible gracias a la íntima relación de la fascia con el metabolismo del agua, favorece la reorganización  estructural. Aunque la fascia sea un tejido de fibras de colágeno, a éstas hay que imaginarlas incluidas en la sustancia fundamental, que es en sus mayor parte un gel amorfo semilíquido. Es posible demostrar que las fibras de colágeno son lentas para cambiar por lo que la rapidez tan claramente manifiesta en los cambios fasciales debe ser un propiedad de su compleja sustancia fundamental (gel coloidal ). Parece que toda  célula viviente esté en contacto con este gel y que su modificación, cuando se le somet6e a los cambios de presión, podría explicar la amplia gama de efectos observados en la integración estructural.

 

Hay diferentes clases de capas fasciales.

 

 La fascia superficial es un tejido fibroaerolar que alberga gran  parte de las grasas corporales (se dice que en las mujeres representa aproximadamente un 30 por ciento del peso corporal ). Puede estirarse en cualquier dirección y se adapta con rapidez a todo tipo de tensiones.

 

La fascia profunda es una capa más densa. EN el cuerpo sano , la tersura de su revestimiento permite que las estructuras adyacentes se deslicen unas sobre otras. Sin embargo, como consecuencia de enfermedades inflamatorias o de lesiones traumáticas, las capas pueden adherirse unas a otras, como si estuvieran encoladas en vez de deslizarse una sobre otra, ello hace que las estructuras adyacentes traccionan entre sí, lo cual contribuye a una sensación general de cansancio y tensión. El colágeno de la fascia profunda forma haces de fibras paralelas, dado que esta es la forma más adecuada para resistir el esfuerzo de estiramiento. Por ejemplo, éste es muy intenso en las bandas de sostén, unas bandas de fascia más espesa que contienen los tendones y forman poleas contra las cuales pueden trabajar los músculos. Se las encuentra por encima y por debajo de las articulaciones importantes: tobillos, rodillas, muñecas y codos.

 

Para el lego la fascia profunda es lo mismo que es músculo ya que así como es muy fácil separar unas de otras las envolturas fasciales no lo es tanto separarlas del músculo que envuelven. EL músculo es la palabra que sirve para designar una unidad multidimensional difícil de separar en las partes que la componen

 

 

En cuanto a los problemas mecánicos recordemos que frente a cualquier lesión si el desplazamiento supera el límite de elasticidad del tejido blando que sostienen los huesos, estos tejidos no podrán volver a su posición inicial. Con tal de no sentir dolor en el tejido lesionado la persona modificará su forma de andar, por ejemplo rotando una pierna hacia fuera desequilibrando la simetría de la pelvis. Junto a esto debemos recordar el importante efecto psicológico de todas las modificaciones en el andar con su relación con la inseguridad.

 

La mayoría de los problemas de la pierna son básicamente mecánicos, y por la tanto responden a la mano del terapeuta experto orientando el movimiento y ayudando a recuperar la seguridad al cuerpo.

 

LAS MAREAS Y SU DESPLIEGUE DESDE LA QUIETUD

 

 

Quietud

 

También denominada quietud dinámica o quietud intrínseca en algunos escritos.De esta Quietud surge el movimiento. La marea surge de la Quietud y vuelve a la Quietud. La Quietud está en el corazón del movimiento. Dentro de este estado, no hay yo-otro, sólo compasión.

 

El Aliento de la Vida

 

El Aliento de la vida, surge de la Quietud como una transmutación directa.

 

Es la manifestación de la Inteligencia Creativa.

 

El Aliento de la vida genera una fuerza de vida, una potencia biodinámica, y en este proceso, los sistemas de fluido del cuerpo se potencian con el Aliento de la Vida. El practicante no puede manipularlo de ninguna manera, sólo puede ser apreciado.

 

Puede ser percibido como olas expandiéndose continuamente dentro de un campo de energía, con el paciente descansando en el centro de este campo.

 

La Marea Larga

 

La Marea Larga es una expresión del Miento de la Vida. Una expresión de inteligencia universal, Expresa la Matriz Original de la forma, el cianotipo (blueprint), en nuestro caso de la forma ‘humana’.

 

La línea media primordial, inicialmente la línea primitiva estría, dentro del disco embrionario se forma dentro de este campo generado por la acción de la Marea Larga. De esta línea primitiva surge la notocorda que se convierte en línea media primordial alrededor de la cual se forman las vértebras. La Marea larga tiene un ciclo de aproximadamente 100 segundos, 50 segundos de inhalación y 50 segundos de exhalación.

 

Puede ser percibido como un resplandor energético, expandiéndose y penetrando todo, pasando a través de las manos como si éstas fueran porosas. Como practicante, amplia tu campo perceptivo hacia el horizonte y estate abierto a percibir esta Marea energética. Su esencia se expresa dentro de los fluidos de nuestro cuerpo como Potencia.

 

El Sistema Respiratorio Primario

 

 

La Marea  Media

 

Esta es una expresión de la transmutación de potencia en los fluidos. El ‘liquido dentro de un liquido’ como el Dr Sutherland lo denominó. Esta potencia interior, organiza el desarrollo del embrión. Cuando se forma el tubo neural y el Líquido Cefalorraquídeo se impregna de esta potencia, las potencias de marea y líquido se encienden.

 

Es la fuerza biodinámica del Aliento de la Vida que se expresa dentro de los fluidos. Su ritmo de marea se da en ciclos de unos 24 segundos (12 segundos de inhalación y 12 segundos de exhalación) 2.5 ciclos por minuto.

 

Para percibir esta marea, lleva tu atención a los fluidos y entonces ‘sumerge’ tus manos en ellos, ampliando tu campo perceptivo para incluir la totalidad de la persona y su ‘Biosfera’, es decir, la totalidad del ‘campo’ que tu cliente representa. Percibirás distorsiones en el campo en vez de fulcros específicos y puedes simplemente estar consciente de las fuerzas organizándose alrededor de fulcros inertes. Simplemente observa el patrón sanador inherente mientras surge y se distorsiona en el campo de resolución. Simplemente da espacio y ralentiza las cosas con tu intención, como sea apropiado.

 

Marea del Líquido / Impulso Respiratorio Primario / Impulso del Ritmo Craneal

 

El Líquido Cefalorraquídeo se impregna de la manifestación física del Aliento de la Vida y se genera un movimiento de Marea , creando una sensación de pleamar del LCR en Inhalación y una sensación de bajamar en Exhalación.

 

El movimiento de Marea del Líquido Cefalorraquídeo dentro del canal medular puede palparse normalmente a unos 8-14 ciclos por minuto, así a 10 ciclos por minuto supondría un ciclo de 6 segundos (3 segundos de inhalación y 3 segundos de exhalación).

 

 

VOLVER A PAGINA PRINCIPAL